¿Cuáles son los métodos para lograr que un bebé eructe más rápido?

Introducción

Cuando un bebé acaba de alimentarse, debe eructar para liberar el aire que ha tragado durante la toma. Este proceso es muy importante para su salud y evita posibles molestias o dolores en el abdomen del pequeño. Pero, ¿cómo podemos lograr que un bebé eructe más rápido y efectivamente? En este artículo, te enseñaremos los métodos más eficaces para ayudar a tu bebé a eructar sin dolor y de manera rápida.

¿Por qué es importante que un bebé eructe?

Cuando un bebé se alimenta, succiona aire al beber leche o tomar biberón. Si este aire no se libera mediante eructos, puede causar molestias y dolores abdominales. Además, el aire puede aumentar la presión en el estómago y el esófago del bebé, lo que ocasiona reflujo gastroesofágico. En caso de haber traspasado líquido a los pulmones puede también obtener problemas respiratorios. Por este motivo, es importante que un bebé eructe después de cada toma.

¿Qué debemos hacer para que un bebé eructe más rápido?

Existen varios métodos que podemos aplicar para ayudar a nuestro bebé a eructar más rápido y de manera efectiva. A continuación, te explicamos los más comunes:

1. Mantén al bebé en posición vertical

Mantener al bebé en posición vertical después de la toma le ayuda a liberar el aire acumulado en su estómago. Sostén al bebé en tus brazos con su cabeza apoyada en tu hombro y tu mano sosteniendo su trasero. Mueve suavemente su cuerpo mientras le das pequeñas palmadas en la espalda con la otra mano. Esta posición también te ayuda a crear un mayor contacto con tu bebé y facilitará el proceso de eructo.

2. Coloca al bebé en posición sentada

Otro método efectivo para lograr que un bebé eructe rápido es sentándolo en tu regazo. Siéntate con tus rodillas dobladas y apoya a tu bebé en tu muslo. Sujeta su barbilla con una mano y da pequeñas palmadas en su espalda con la otra mano. Es importante que la barbilla del bebé esté apoyada en la mano para evitar que su cabeza se vaya hacia atrás y lastime su cuello.

3. Rodéalo con una toalla

En algunos casos, rodear a tu bebé con una toalla mientras lo sostenemos puede ayudar a que eructe más rápido. Coloca la toalla sobre tu hombro y luego pon a tu bebé en posición vertical sobre la toalla, con su cuerpo apoyado en tu pecho. Realiza movimientos suaves de un lado a otro para estimular el proceso de eructo.

4. Utiliza un culito

Un culito o sirviente es un tipo de cojín en forma de herradura que se coloca alrededor del cuello del bebé. Este dispositivo ayuda a que su cuerpo se mantenga en posición vertical mientras es alimentado, evitando que trague aire durante la toma. De esta manera, se reduce la necesidad de eructar después de la toma.

5. Espera un momento

Si has intentado los métodos anteriores y tu bebé aún no eructa, espera unos momentos antes de volver a intentarlo. A veces, un bebé necesita un poco de tiempo adicional para liberar el aire acumulado en su estómago. Si sigue mostrando molestias y dolores, consulta a su pediatra para valorar su situación.

6. No seas impaciente

Es importante tener paciencia durante este proceso. No intentes forzar el eructo de tu bebé, ya que esto puede causar más molestias y malestar. Si tu bebé no eructa después de varios intentos, inténtalo de nuevo después de la siguiente toma.

7. La técnica del «masaje»

Otro método para ayudar a tu bebé a eructar más rápido es aplicar la técnica del masaje. Coloca a tu bebé en posición sentada en tu regazo y coloca tus dedos suavemente debajo de su mandíbula y sobre sus mejillas. Realiza movimientos circulares y suaves hacia arriba para estimular su reflexo de eructo.

8. Cambia de brazos

Si has intentado diferentes posiciones y técnicas sin éxito, puedes intentar cambiar de brazo y repetir el proceso de eructo. A veces, un cambio de posición es suficiente para ayudar a liberar el aire acumulado en el estómago del bebé.

Conclusión

Es importante que tu bebé eructe después de cada toma para prevenir posibles molestias y dolores abdominales. Si has intentado los métodos anteriores sin éxito, no te preocupes. A veces, un bebé necesita un poco de tiempo adicional antes de eructar. Con estos métodos y un poco de paciencia, lograrás ayudar a tu bebé a eructar más rápido y sin dolor. Recuerda que si estás preocupado por la salud de tu bebé, siempre puedes consultarlo con su pediatra.