¿Cuál es la razón para no bañar al recién nacido?

Cuando se trata de cuidado de recién nacidos, hay muchas preguntas y preocupaciones que surgen para los padres primerizos. Una de las preguntas más comunes es si deben bañar a su recién nacido y cuándo es el momento adecuado para hacerlo. Aunque es importante mantener a su bebé limpio, hay razones sólidas para no bañar a su recién nacido inmediatamente después del nacimiento. En este artículo, explicaremos por qué es mejor esperar para bañar a su bebé y cuándo es el momento adecuado para hacerlo.

¿Por qué es mejor esperar para bañar a su bebé?

Protección de las capas de la piel

Después del nacimiento, los recién nacidos tienen una capa protectora de sustancias llamadas vérnix y lípidoepiteliales que cubren su piel. Esta capa ayuda a protegerlos de las bacterias y los gérmenes que se encuentran en su entorno. Bañar a su recién nacido inmediatamente después del nacimiento puede eliminar estas capas de protección y aumentar su riesgo de infección.

Ayuda a regular la temperatura corporal

Los recién nacidos tienen dificultades para regular su temperatura corporal, especialmente en los primeros días de vida. El baño puede enfriar su cuerpo rápidamente y hacer que experimenten una sensación de frío, lo que puede ser peligroso para su salud. Además, la piel húmeda de su bebé después del baño puede hacer que pierda calor con mayor rapidez. Es por eso que los bebés se mantienen calientes y cubiertos después del nacimiento.

Dar tiempo al cordón umbilical

Normalmente, se debe evitar sumergir el cordón umbilical en agua hasta que caiga por sí solo. Por lo tanto, bañar a un recién nacido antes de que caiga el cordón umbilical puede ser peligroso y retrasar la curación.

Esperar a un bienestar adecuado del bebé

El parto puede ser estresante tanto para el bebé como para la madre. Un tiempo de espera para bañar al recién nacido puede permitir que el bebé se adapte a su nuevo entorno antes de someterse a la estimulación adicional del baño y de cualquier cambio de temperatura. Si el bebé nace prematuramente, es especialmente importante esperar antes de bañarlo. Los bebés prematuros tienen una piel especialmente delicada, y bañarlos demasiado pronto puede ser peligroso.

Prevenir el estrés en el bebé

Los primeros días después del parto son muy importantes para establecer un vínculo entre el bebé y su madre y su padre. Bañar al bebé en este momento puede ser estresante para el bebé y la familia y puede interferir con los momentos de amor y cariño.

¿Cuándo es el momento adecuado para bañar a su bebé?

Después de entender por qué es mejor esperar para bañar a su recién nacido, la pregunta ahora es cuándo es el momento adecuado para hacerlo. Aquí están algunas de las recomendaciones más comunes:

Espera al menos 24 horas

La mayoría de los médicos recomiendan esperar al menos 24 horas después del nacimiento antes de bañar a su bebé. Esto permitirá que las capas protectoras de su piel permanezcan en su lugar y protejan a su bebé mientras se adapta a su nuevo entorno.

Espera hasta que se caiga el cordón umbilical

Es importante evitar el baño completo en la bañera hasta que se caiga el cordón umbilical. En su lugar, puede darle un baño de esponja, lavando solo la cara, el cuello, la mano, el pie y la zona genital hasta que se caiga el cordón.

Ajustar a una temperatura cómoda

La habitación donde se bañará al bebé debe estar a una temperatura cómoda y sin corrientes de aire. El agua de la bañera también debe estar tibia y nunca caliente. Es importante probar la temperatura del agua con un termómetro para bañera antes de colocar al bebé en ella.

Preparar todo lo necesario

Antes de bañar a su bebé, asegúrese de tener todo lo que necesita a mano, como toallas, jabón suave, pañales y ropa de cama limpia.

Frecuencia y duración

En los primeros meses, se recomienda bañar al bebé solo dos o tres veces por semana. No debe durar más de 15 minutos y debe hacerse con suavidad y suavidad.

Conclusión

En resumen, no hay razón para bañar a un recién nacido inmediatamente después del nacimiento. Esperar al menos 24 horas y hasta que se caiga el cordón umbilical puede ayudar a proteger su piel y su salud. Es importante ajustar la temperatura del agua y la habitación, preparar todo lo necesario y evitar la frecuencia y duración excesivas del baño. Tómese su tiempo, encuentre lo que funciona para usted y disfrute del tiempo de cuidado y amor que dedica a su bebé.