¿Cuál es el tiempo recomendado para permitir el llanto de un bebé?

Introducción

Si eres un padre primerizo, es probable que hayas escuchado consejos contradictorios sobre cómo manejar el llanto de un bebé. Algunas personas te dirán que debes acudir al bebé inmediatamente, sin importar la hora, mientras que otros sugieren que debes dejarlo llorar por un tiempo. Es complicado saber qué hacer, pero en este artículo vamos a discutir cuál es el tiempo recomendado para permitir el llanto de un bebé.

¿Por qué lloran los bebés?

Antes de hablar sobre cuánto tiempo debemos permitir que un bebé llore, es importante entender por qué lloran. Los bebés lloran como una forma de comunicarse con nosotros cuando algo no está bien. Pueden estar hambrientos, cansados, abrumados o necesitar un cambio de pañal. También pueden necesitar sentir el contacto físico de un adulto, sentirse seguros y reconfortados. En resumen, los bebés lloran para hacernos saber que necesitan algo.

¿Por cuánto tiempo deberíamos permitir que un bebé llore?

La respuesta rápida es que no hay un tiempo específico para permitir el llanto de un bebé. Los bebés tienen diferentes personalidades y necesidades, por lo que el tiempo que deben llorar dependerá de cada caso. Sin embargo, hay algunas pautas generales que podemos seguir.

Según la Asociación Americana de Pediatría, es recomendable que los padres o cuidadores atiendan al bebé lo antes posible cuando lloran, especialmente en los primeros meses de vida. Esto se debe a que los bebés necesitan sentirse amados y seguros. Además, si los bebés se sienten ignorados, pueden desarrollar ansiedad e inseguridad.

Por otro lado, también es importante recordar que los bebés necesitan tiempo para aprender a calmarse. Siempre y cuando no haya signos de que el bebé está en peligro, es posible que los padres prueben con distintas formas de calmar al bebé antes de acudir inmediatamente a ellos. Sin embargo, debemos recordar que esto no significa que debamos dejar a los bebés llorar sin atenderlos.

¿Cómo podemos ayudar a los bebés a calmarse?

Cuando nuestro bebé llora, a veces nos cuesta encontrar la forma de calmarlo. Aquí te presentamos algunas de las cosas que podrías probar.

  1. Calma a tu bebé con el contacto físico. A los bebés les gusta sentirse cerca de sus padres. Si tu bebé llora, intenta sostenerlo en tus brazos, acurrucarlo contra tu pecho, o incluso darle un abrazo. El contacto piel con piel puede ayudar al bebé a sentirse seguro y reconfortado.

  2. Repite sonidos tranquilos o canciones de cuna. A los bebés les calman los sonidos suaves, como la música o el tono de voz tranquilo de sus padres. Canta o tararea una canción, o habla en un tono reconfortante, para ayudar a calmar a tu bebé.

  3. Haz ejercicios de relajación con tu bebé. Si tu bebé está muy agitado, intenta hacer ejercicios de relajación como la respiración profunda o masajes suaves. Si necesitas ayuda para hacerlo, puedes buscar algún video demostrativo en línea, o pedir asesoramiento a un especialista.

  4. Ayuda a tu bebé a dormir. Puede que tu bebé esté llorando porque está cansado, por lo que intenta ayudarlo a dormir siguiendo una rutina de sueño, con horarios estables y una temperatura adecuada. Además, puedes utilizar una manta suave o un juguete de peluche para ayudar a tu bebé a conciliar el sueño.

¿Qué hacer si el bebé no se calma?

Es normal que, cuando nuestro bebé llora, hagamos todo lo posible para calmarlo. Sin embargo, puede ocurrir que nada de lo que hacemos parezca funcionar. Si tu bebé no se calma a pesar de tus esfuerzos, lo mejor es acudir a un especialista para que lo examine. Puede que exista algún problema médico o que el bebé necesite ayuda adicional de un psicólogo o terapeuta.

Conclusión

En resumen, no hay un tiempo específico que recomendemos para permitir que un bebé llore. Es importante recordar que los bebés necesitan sentirse amados y seguros, y que somos nosotros los responsables de brindarles ese amor y seguridad. Si nuestro bebé llora, debemos tratar de calmarlo mediante el contacto físico, sonidos tranquilos, ejercicios de relajación, o ayudándolo a dormir. Si el bebé no se calma a pesar de nuestros esfuerzos, lo mejor es acudir a un especialista. En última instancia, debemos confiar en nuestra intuición como padres y hacer todo lo posible para cuidar a nuestro bebé y brindarle la atención adecuada.